El desarrollo no tiene que ser propiedad de las mayorías

Mantener la identidad de los pueblos

Bororós, Yanomamis, Darjeelings, Ashuar… son el nombre de algunas de las etnias nativas con las que los misioneros salesianos trabajan. En un mundo globalizado como el de hoy, estos grupos humanos, cada día más minoritarios están amenazados y su cultura condenada a extinguirse en aras de los avances de la modernidad. Los misioneros salesianos trabajan en revalorizar su cultura, sus tradiciones y sus valores sin perder de vista la evangelización ni la mejora de sus condiciones de vida.

 

Vivir con ellos ser uno más entre ellos pero sobre todo luchar, a través de la educación,  porque sean ciudadanos de pleno derecho en unas sociedades que tienden a marginalizarles es uno de nuestros principales objetivos. Por ello existen misiones en los lugares más remotos de la tierra como en el interior del Amazonas donde los jóvenes ashuar pueden diplomarse como enfermeros, o casas campesinas como la de Cayambe donde las mujeres quechua pueden formarse, recibir cuidados médicos y reunirse para organizar los negocios locales.


  • Emergencias

    Los misioneros salesianos presentes en 135 países de todo el mundo no pueden no dejarse interpelar ante el sufrimiento de la gente…

    Saber más Saber más

  • Quiero colaborar en garantizar los derechos de los indígenas