La sequía en la misión salesiana de Korr (Kenia) significa dos años sin lluvias

Korr es un desierto desolado al norte de Kenia. La población local está compuesta principalmente por pastores nómadas cuya vida depende del agua. Se mueven constantemente en búsqueda del elemento vital y de vegetación pero la grave sequía que sufre la zona, como todo el Cuerno de África, pone en peligro la vida de millones de personas ante la ausencia de alimentos y muerte de animales. 

La misión salesiana en Korr fue fundada en 1980. Desde entonces, los misioneros salesianos trabajan al lado de las poblaciones locales, especialmente las tribus Sambru y Rendire. Los retos son muchos y complejos, y los salesianos se enfrentan a situaciones de emergencia todos los días, sobre todo como el problema actual de la sequía.

Korr, significa "piedra blanca", y se encuentra en la región noreste de Kenia. En la actualidad, la grave sequía que sufre la zona está poniendo en peligro la vida de muchas personas.

En Korr no llueve desde hace dos años: las temporadas de lluvias han pasado pero los pozos y los ríos siguen secos.

Debido a esta situación, la principal preocupación de los Salesianos en este periodo es la distribución de agua, alimentos y medicinas. La misión en Korr cubre un área de más de 60 kilómetros cuadrados y llega a los pueblos de Alisurua, Orotilkes, Bala, Lengima, Lokuchula y Namarei, comunidades dispersas a varios kilómetros de distancia unas de otras. Un total de 4.805 familias se benefician de lo que ofrecen los misioneros salesianos y el apoyo se centra particularmente en ayudar a los grupos más vulnerables: mujeres, niños, ancianos, personas con discapacidad y enfermas.

COLABORA