Los niños de la calle de Etiopía tienen otra oportunidad con los Salesianos

Hasta no hace mucho tiempo, muchos niños mendigaban, robaban y luchaban por sobrevivir en las calles de Addis Abeba, en Etiopía, incluso inhalando el pegamento para no sentir la miseria cotidiana. Ahora, gracias a la colaboración entre los Salesianos y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), estos muchachos tienen una nueva oportunidad de vida y contribuyen a ayudar a otros jóvenes en situación de riesgo.

En noviembre de 2015, los Salesianos y la ONUDD pusieron en marcha el programa ‘Reinserción y reintegración de los menores en conflicto con la ley’, que beneficia, entre otros a Amanuel, de 15 años, Tamiru, de 16 años, y a otros 98 niños y niñas de la calle que viven en el centro de Acogida Bosco Children Project bajo la asistencia de los misioneros salesianos.

Amanuel llegó al Bosco Children Project después de permanecer seis meses en un centro de detención por un robo que no cometió y como es su caso, cuando son puestos en libertad no tienen otra alternativa que volver a las calles.

“Algunos jóvenes cometen delitos pequeños con la esperanza de que en la cárcel puedan satisfacer sus necesidades básicas”

Andualem Tafesse, director del Bosco Children Proyect.

Tamiru tiene 10 años y se escapó de una tía que lo maltrataba aunque se suponía que iba a cuidarlo. Nunca estuvo en la cárcel, pero no pudo evitar la miseria y la desesperación de la calle en Etiopía. “Inhalé pegamento porque no aguantaba más”, recuerda.

Afortunadamente también se encontró con los Salesianos en una noche en las calles de la capital de Etiopía y su vida cambió y ahora tiene un lugar en el que vivir, una familia de niños como él y un futuro esperanzador.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS