El padre Tom Uzhunnalil, secuestrado en Yemen, reaparece más débil en un vídeo

Un nuevo vídeo del padre Tom Uzhunnalil, misionero salesiano secuestrado en Yemen el 4 de marzo de 2016, ha sido dado a conocer ahora recogido por la agencia NewsCrunch. El testimonio audiovisual, grabado en abril, vuelve a mostrar a un hombre débil, enfermo y que lee un mensaje en contra de su voluntad pidiendo su liberación y acusando a Gobierno indio e Iglesia de hacer pocos esfuerzos por él.

Con un aspecto frágil, el padre Tom asegura en este nuevo vídeo que ahora ve la luz, que su salud se está deteriorando y necesita hospitalización urgente. Sobre las piernas del misionero salesiano aparece la fecha del 15 de abril pasado como fe de vida y su voz vuelve a ser entrecortada y dando muestras de leer un mensaje impuesto y en contra de su voluntad.

El padre Tom Uzhunnalil, de origen indio, es diabético y sufre problemas de presión arterial también. En los casi 90 segundos que dura la grabación, realizada el pasado abril, se dice que ni el gobierno indio ni el obispo hicieron un gran esfuerzo para entender lo que querían sus captores y apela a su familia a hacer todo lo posible para lograr su puesta en libertad.

Este nuevo vídeo supone la certeza de que continúa con vida aunque con una salud que se debilita con el paso del tiempo.

En diciembre del año pasado se había publicado otro vídeo en el que el propio misionero denunciaba su situación y pedía ayuda. La reacción del ministro de Asuntos Exteriores indio, Sushma Swaraj, fue que desde el momento se estaba haciendo todo lo posible para conseguir que fuera puesto en libertad.

El misionero salesiano es originario del distrito indio de Kottayam de Kerala, unido a la inspectoría de Bangalore, a la que pertenece. Desde 2010 estaba trabajando en Aden (Yemen) y sólo había regresado a India en 2015 por un breve espacio de tiempo para volver a Yemen, donde se dedicaba a los más desfavorecidos a pesar de que el gobierno de la India había pedido a sus ciudadanos que no viajasen a ese país.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS