Los Salesianos cumplen 110 años en Mozambique con el Sistema Preventivo

En 1907 la Congregación Salesiana acepta el reto de dirigir la Escuela de Artes y Oficios de la isla de Mozambique, lo que supuso el comienzo de la actividad misionera salesiana en el país africano. Desde aquel hecho han pasado 110 años en los que los misioneros salesianos han desarrollado el Sistema Preventivo de Don Bosco formando a muchas generaciones del país y contribuyendo a su desarrollo.

Los Salesianos ofrecieron desde su llegada al país, “un nuevo sistema educativo desde el Sistema Preventivo, una oportunidad hermosa para dar inicio a la dimensión misionera de la Congregación Salesiana”, explica R. Aguadero en su artículo Los Salesianos en Mozambique [+].

Sin duda, después de más de un siglo de servicio a la juventud y la aportación de los salesianos a la educación de Mozambique, cada año de presencia salesiana en esta parte del África es una fiesta, porque desde que llegaron, “pusieron en práctica los medios pedagógicos típicamente salesianos: actividades recreativas como la música, canto coral, ejercicios físicos, paseos… que complementaban el trabajo manual e intelectual y la formación humana y religiosa”.

Los Salesianos tienen 8 presencias en el país que atienden más de una treintena de salesianos. Escuelas, oratorios, parroquias y centros de formación profesional son la bae de su labor con los jóvenes mozambiqueños.

El pasado 7 de marzo los Salesianos de la Visitaduría María Auxiliadora (MOZ) celebraron el 110 aniversario de presencia salesiana. El superior, el padre Marco Biaggi junto al resto de los salesianos celebraron la Eucaristía y compartieron una cena festiva.

“Nuestra Visitaduría María Auxiliadora se siente agradecida a Dios por compartir el amor y multiplicar la alegría de formar una familia comprometida con los pobres en estos 110 años. En esta ocasión, celebramos la realización de un sueño, soñado por Dios y por tantas personas. Renovamos nuestro compromiso de vivir intensamente el carisma salesiano y asumimos con esperanza el futuro”, enfatizó el Superior.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS