Seis años del inicio de la guerra en Siria: la emergencia continúa y la paz no llega

El padre Pier Jabloyan, de la comunidad salesiana de Alepo, en Siria, ha hablado en su reciente viaje a Italia sobre su “martirizada Alepo”. A punto de cumplirse el sexto año del inicio de la guerra en Siria, el salesiano ha explicado que “la situación ha mejorado mucho desde el punto de vista de la seguridad, pero las dificultades y el sufrimiento de la población permanecen”.

Hace tiempo que se perdió la cuenta del número de muertos, heridos, desplazados y refugiados que está dejando el conflicto sirio. Lo que comenzó con la llamada primavera árabe en Siria y fue erróneamente catalogada como guerra civil se fue convirtiendo en un polvorín de intereses externos en el que participaron muchas naciones pero con las mismas víctimas: la población civil.

En todo este tiempo, los Salesianos en las tres presencias en Siria (Alepo, Kafroun y Damasco) han continuado atendiendo a la población, ofreciendo educación a los menores, acogiendo a familias desplazadas, visitándolas y ayudándolas incluso económicamente y, por desgracias, también han sufrido la muerte de alumnos por las bombas.

“Ya no se oyen los golpes de los morteros, ni los continuos disparos. Ya no se escucha el estruendo de las bombas, pero los servicios públicos están funcionando lentamente, creando grandes dificultades para la población”.

El joven salesiano, que ha acompañado siempre a los menores de Alepo durante el conflicto, asegura que “el petróleo es escaso y esto afecta al transporte, que funciona irregularmente. Algunos servicios de primera necesidad funcionan mal, como el suministro de agua y de electricidad, y por ello las actividades productivas se desarrollan con muchos problemas”.

La mayoría de las familias trata de sobrevivir en medio de las dificultades económicas acudiendo al mercado negro para poder satisfacer las necesidades básicas diariamente. “La escasez de agua –asegura el salesiano-,  afecta a muchas personas, ya que red de abastecimiento a la ciudad está bloqueada debido a los destrozos ocasionados por la guerra”.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS